miércoles, 23 de abril de 2008

Comparsa en Huara


Con mucha satisfacción recibí un valioso presente de mi amigo Bernardo Guerrero.

Se trata ni más ni menos de la última producción del músico antofagastino y fundador del grupo Huara, Claudio "Pájaro" Araya, quien rinde un renovado homenaje al norte grande con "Comparsa de Huara", editado por el sello Chile Profundo.

Esta nueva obra musical de Araya, recrea con mucha autenticidad y originalidad, la ancestral
rogativa a la Pachamama y extiende, con una multiplicidad de colores, la revaloración a muchos rituales y festividades que representan nuestra tierra nortina.



Esta creación se adscribe a la corriente musical denominada Fusión, la que combina elementos tradicionales, con una banda muy iquiqueña como Wiracocha y los aires externos de la música electrónica y del jazz. Es a partir de su propuesta dinámica y vanguardista que el músico crea, experimenta y desarrolla sus ideas artísticas y es esa misma fuerza la que lo lleva a entregar un sello distintivo de hacer música para su cultura.

Por supuesto que el estilo ya es ampliamente conocido por la incursión que han hecho numerosos grupos y solistas latinoamericanos. Sin embargo, hay que reconocer que siempre en estas combinaciones musicales se corre el riesgo de perder la raigambre. Para fortuna de quienes amamos la cultura nortina esto no ocurre; por el contrario, esta conciliación de sonidos ancestrales y modernos reflejan con mayor fuerza la esencia cosmopolita de la cultura nortina.

Claudio Araya, logra crear una verdadera amalgama de sonidos y contenidos, demostrando que el folclore nos es algo estático. Es más, me atrevería a decir que incluso logra sintetizar dos elementos que a veces en las grabaciones escuchamos por separados: el baile y la exigencia auditiva. Es decir podemos escuchar la música y al mismo tiempo dejarnos llevar por las fugas de baile, claramente marcadas por la banda, o los quiebres rítmicos incrustados en cada composición.

Por lo demás, a partir de los temas telúricos de la zona "Pájaro" Araya nos lleva a reflexionar sobre algunos temas eternos del ser humano: el amor, la vida, la soledad y las veredas de la nostalgia. El disco se inicia con "Saludos a la Virgen" que se entremezclan con las voces antiguas y luego se van incorporando en los demás track los sonidos de las quenas, quenachos, zampoñas, guitarras, tipe, charango, complementados con panderos, cajas, viola, violoncello y violín. Al llegar al tema "Hotel Pekín" , sentimos que el espacio se amplia para la experimentación musical.

Comparsa de Huara, es una invención que nace de un artista con influencia académica, pero que no se despoja de los sentimientos y vivencias que conforman la cultura prehispánica y urbana. Naturalmente es una nueva estética muy válida en los tiempos modernos, que permite expresar aspectos sustanciales de la convivencia del hombre con su entorno social y cultural.


Otro aporte del CD es el tema "Fragmento de una solitaria". El músico nos dice: "Más que un país de la niñez, vengo otra vez para crecer. Para encontrar lo que perdí". La letra simboliza uno de los misterios que surge en la intimidad de todo emigrante: la dura nostalgia por el terruño, la familia, la casa, la amada, los amigos y todo aquello que representa nuestra memoria. Entonces, en esa atmósfera cargada de sentimientos encontrados, brota el acordeón melancólico que nos emborracha con su sonido tan porteño y profundo.

Con toda certidumbre, este es un proyecto musical que renueva el compromiso emotivo de su autor con la tierra que lo vio nacer y que a nosotros - como receptores - nos provoca una estimulante sintonía con una composición armoniosamente transgresora del pasado tradicional.

Iván Vera Pinto
Director de Extensión UNAP

1 comentario:

Claudio Anibal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.